Lo que no quieres ver sobre el azúcar… pero debes.

A estas alturas todos sabemos que el azúcar es malo. Pero no está tan claro qué tipo de azúcares hay, dónde se encuentran, etc.

Lo cierto es que es más peligroso el azúcar del que no somos conscientes que estamos ingiriendo, al que llamamos azúcar oculto, que el que echamos al café, por ejemplo. Es igual de dañino, pero el problema es que cuando se lo echamos al té o al yogur somos conscientes de las cucharadas que estamos echando, pero cuando viene añadido ya a un producto, no lo somos tanto. De ahí la importancia de saber leer las etiquetas, y obviamente de leerlas.

SinAzucar.org es un proyecto fotográfico que comenzó Antonio R. Estrada, quien no es nutricionista (aunque sí sabe del tema) y precisamente por no serlo me parece que aún tiene más mérito. Quizás hayáis visto en las redes sociales algunas de sus fotografías, las cuales pretenden mostrar yo concienciar sobre el azúcar libre que tienen muchos de los productos que consumimos día a día. De muchos productos somos conscientes, como unas galletas o un bollo, pero hay muchos más en los que ingerimos grandísimas cantidades de azúcar sin darnos cuenta.

Antes de ver algunos ejemplos de ello, veamos qué considera la OMS (Organización Mundial de la Salud) azúcar libre:

  • los azúcares añadidos (refinados o no) por los fabricantes, cocineros o consumidores.
  • los azúcares presentes de forma natural en los zumos de fruta, jarabes o miel.

NO SE INCLUYEN LOS AZÚCARES PRESENTES EN LAS FRUTAS Y VERDURAS ENTERAS FRESCAS, pero sí zumos o concentrados. Lo pongo en mayúscula, porque aún hay quien cree que hay que tomar poca fruta (o no tomarla) porque “tiene mucho azúcar”. Repito, no hay ningún problema con comer toda la fruta que quieras ya que su azúcar ni es perjudicial, ni engorda. De hecho, a diferencia de lo que se cree, los diabéticos pueden tomar la que quieran (sí, también uvas).

La OMS recomienda bajar el consumo de azúcares libres a menos del 10% de la ingesta calórica total diaria. Si es 5% o menos, se obtendrán más beneficios.

Para entender mejor las imágenes, tener en cuenta que un terrón de azúcar equivale a unos 4g de azúcar. Un adulto que consuma 2000kcal diarias, no debería consumir más de 6 terrones al día, es decir, 25g de azúcar.

*Esta última información está sacada de la OMS y de sinazucar.org

 

04_coca_cola.jpg

Algo que dolerá ver ya que su consumo es demasiado habitual: 500ml=53g de azúcar (13 terrones)

097_yog_carr_desnatado-1.jpg

Producto de consumo diario. Prefiere los yogures naturales sin azúcar.

40_chips-ahoy.jpg

Sólo 4 galletas Chips Ahoy tienen 34g de azúcar (8,5 terrones)

59_redbull.jpg

Red Bull te da alas… y 52g de azúcar también (13 terrones)

098_juver_energy_fruit.jpg

113_chooNesquik.jpg

Dos típicos productos de merienda para los peques. 34g el zumo (8,5 terrones) y 57,8g (14,4 terrones) el batido.

 

 

 

 

 

 

 

 

29_nocilla

Explosión si lo juntamos con el zumo o batido… 24g de azúcar (6 terrones). Por favor, no les deis estas meriendas a los niños.

84_sanmiguelLimon

Sé que os encanta la cerveza. Por eso os diré que esta por ejemplo, tiene casi 20g de azúcar (5 terrones)

 

26_powerade

No es necesario después de correr un poco. Ni del gimnasio. Ni mucho menos de pilates. 38g de azúcar (9,5 terrones)

 

 

 

 

 

 

 

 

 

72_palomitasdulces

Muy impactante. 250g de palomitas dulces tienen nada más ni nada menos que 132g de azúcar, equivalente a 33 terrones.

 

 

“Apaga el cigarro, no apagues tu vida”

Creo que el título ya habla por sí sólo, pero no vamos a dejarlo ahí. Este lema pertenece una de las campañas del día Mundial sin tabaco del 2014, que por desgracia, se tienen que hacer. Digo por desgracia, porque el tabaco es una de las mayores causas de muerte EVITABLES en el mundo. Accidentes de tráfico no se pueden prevenir. El alzheimer tampoco se puede evitar. Ni un cáncer de pulmón. No, no se puede evitar el cáncer de pulmón, ni ningún otro, pero sí se puede evitar una de sus mayores causas, que como todos ya sabemos, es el tabaco.

Sí, nos estamos provocando daño a nosotros mismos. Pero eh, buenas noticias: puedes pararlo. Ya mismo.

Como voluntaria en la AECC (Asociación Española Contra el Cáncer) participé en una campaña antitabaco, en la que con diferentes instrumentos que manejaban médicos voluntarios, medíamos en fumadores la cantidad de CO2 en aire expirado, y su edad pulmonar. Los resultados eran para asustarse; jóvenes de 20 años con edad pulmonar de 35, hombres de 40 con edad pulmonar de 60…

Tuve la oportunidad de hablar con muchas personas, y todas coincidían en lo mismo; estaban enganchados. Bien, hasta ahí lo puedo entender. Lo que no entiendo tanto es que te dé igual (la mayoría se preocuparon, pero también algunos se lo tomaron a risa). A nadie le da igual estar enfermo, eso es un hecho. Otra cosa es que no te creas del todo que a ti te pueda pasar.

<<Si cada día hubiera en España una catástrofe aérea en la que murieran los cien pasajeros del avión estrellado (36.500 muertes anuales), ¿escogerías el avión como medio de transporte en tu próximo viaje? El consumo de tabaco ocasiona en nuestro país unas 137 muertes al día, 50.000 al cabo del año, más que las generadas por 365 hipotéticos accidentes de avión en los que no hubiera supervivientes.>>

Este es un fragmento del recomendadísimo libro “Más vegetales, menos animales” de Julio Basulto y Juanjo Cáceres.

Otro dato, muy duro de escuchar a quien es fumador: la mitad de los fumadores morirá a causa del tabaco. Seis millones de personas al año. Repito, es una muerte evitable.

Además, ¿sabías que el tabaco provoca arrugas prematuras en la piel, caída del cabello, peligro de engordar… entre otras cosas? Hablemos de lo bueno si dejas de hacerlo: vivirás MÁS y MEJOR, respirarás mejor, te cansarás menos, padecerás menos complicaciones en el embarazo, respetarás la salud de quien te rodea… Esto último lo digo, porque de esas seis millones de personas, 600.000 son fumadores pasivos. Casi nada.

Después de esto, creo que es hora de tomar una decisión, querido lector fumador…

Es importante que sepas que nunca es tarde, y que es de ese tipo de cosas en la vida en las que hay que pedir ayuda. Por si no has leído mi anterior entrada, te recomiendo que sigas este enlace de la AECC, que ofrece información, técnicas, etc sin ningún coste. También puedes acercarte a tu centro de salud más cercano.

http://dejardefumar.aecc.es/

rotativa_Antitabaco(1).jpg

¡Feliz saludable año!

Ha llegado enero, el comienzo del año, se han acabado las fiestas, y con él, además de las rebajas, ha llegado la hora de empezar a cumplir los propósitos que hemos escrito para 2017.

Siempre son los mismos; ahorrar, dejar de fumar, leer X libros, ir al gimnasio, ponerse a dieta…

No me voy a entrometer en todos, pero sí en los relacionados con la salud.

A los que quieran dejar de fumar, lo primero animaros, merece la pena de verdad. Pensad en los beneficios que eso traerá, tanto a largo como corto plazo. Os aconsejo que pidáis ayuda, bien acudiendo a tu centro de salud más cercano, o también puedes hacerlo a la oficina de la Asociación Contra El Cáncer que tengas más cerca. Soy voluntaria en esta asociación y sé que ofrecen buenas y gratuitas terapias. Puedes informarte en este enlace:  http://dejardefumar.aecc.es/index.html

Hablaré más de este tema en mi próxima entrada. (Los dietistas no estamos sólo para centrarnos en la alimentación, sino para la promoción de la salud)

En cuanto al gimnasio (o deporte en general)… qué voy a deciros. Pocas cosas más saludables que practicar un deporte. Es mi opinión, pero creo que la mayoría de la gente no sabe lo bonito, lo sano y lo bien que sienta practicar algún deporte. Tiene que gustarte, claro. Pero si no lo pruebas no puedes saber si te gusta o no. Hay muchos tipos de deportes, y muy diferentes, alguno te puede gustar. ¿Que requiere sacrificio? Obviamente, como todo. Pero que merece la pena y lo vas a notar, eso seguro.

Y llega mi tema favorito: la alimentación. Mucha gente está empeñada en “ponerse a dieta”, “bajar X kilos en X semanas”, “en enero empiezo”. No. Por mal camino vas si eres de estos.

Si has decidido proponertelo para 2017 me parece genial, pero métete en la cabeza que esto no va a durar X semanas, ni que vas a pasar hambre necesariamente, ni que es una tortura.

Lo diré mil veces, pero una dieta saludable ES UN CAMBIO DE HÁBITOS. Olvídate de perder X kilos en un mes, no te va a llevar a ningún lado el presionarte. Deja a tu cuerpo que lleve su ritmo, él decidirá cuándo empezar a marcar menos kilos en la báscula.

Tú preocúpate de saber qué es lo que haces mal en las comidas. Acostúmbrate a tomar más vegetales, menos carnes procesadas, evita los “alimentos” azucarados y salados y por supuestos, los refrescos. Toma cada grupo de alimentos en la medida necesaria, y sobre todo evita los alimentos superfluos (alimentos sin ningún nutriente, como la comida basura).

Si quieres empezar a cambiar esto, pero necesitas ayuda para aprender a hacerlo, no dudes en mandarme un email, tal y como digo en ¡Quiero mi dieta!.

vm_que-tal-va-la-dieta

Yogures naturales… de verdad

Hace ya tiempo que tenía ganas de hacer yogures de manera natural, ya que los yogures comerciales cada vez me convencen menos por varias razones, y ahora que tengo una yogurtera puedo hablaros de ello.

El proceso para hacer el yogur es muy sencillo. Se hace el preparado de leche (1,2L en este caso) junto con la bacteria Lactobacillus (esta bacteria es la que llevan los yogures, así que podemos sacarlo de un yogur natural o podemos comprar la bacteria por ejemplo en herboristerías), los metes en los botes que te vienen con la yogurtera, los introduces en ella y ahí hace el proceso de fermentación durante 8 horas. El resultado es un yogur natural, saludable y muchísimo más sabroso que un yogur comercial. Depende de qué yogurtera sea, tendrás más o menos 7 yogures, y durarán como máximo 10 días. (Abajo explico los pasos con fotos).

También se pueden hacer de sabores, con las frutas que más te gusten.

Las razones por las que hacer tus propios yogures en vez de comprar los comerciales son varias.

Principalmente, y como no podía ser de otra manera, porque son más saludables. Los yogures hechos en casa, comparados con los comerciales, no tienen conservantes, ni aromas o saborizantes, ni ningún otro aditivo. Tampoco tienen azúcar a no ser de que tú se lo añadas. Los ingredientes los escoges tú, así que sabes lo que estás comiendo, cosa que es muy importante. Esta es la razón más importante.

Otra buena razón es que nada tiene que ver su sabor con el de los yogures comerciales. Sabe mucho más natural y fresco. Probablemente ni quieras echarle azúcar.

Por otra parte, nos estaremos ahorrando un dinero porque de 1,2L de leche y de la bacteria, podemos sacar 7 yogures.

Además, no estaremos usando envases de plástico, algo que estará ayudando un poquito al planeta.

Las únicas desventajas que puede tener es que hay que hacerlo, pero de verdad que cuesta muy poquito tiempo; pero sí hay que acordarse de apagar la yogurtera cuando pasan las 8 horas. Además, su fecha de caducidad es corta (10 días) pero a nada que viváis varios en casa o comas uno al día, no habrá problema, porque los comeréis antes de pasada la fecha.

El precio de la yogurtera es de unos 20€, y no, no me han pagado para hacer publicidad de yogurteras, sólo quiero difundir una opción más que considero saludable y al alcance de todos. ¡Aprovechad, que salen riquísimos!

IMG_20161122_223012.jpg

2 leches y un yogur. En este caso, la leche es de máquina, no comercial. Y el yogur, he elegido Nestlé porque es uno de los de mayor calidad dentro de lo que hay en los yogures comerciales.

 

img_20161122_223205

Mezclamos bien la leche y el yogur hasta obtener una consistencia líquida.

 

img_20161122_224218

Rellenamos cada bote que viene con la yogurtera.

 

img_20161122_224657

Introducimos en la yogurtera, la encendemos y dejemos que fermente durante 8-9 horas.

Dejamos enfriar, y ¡está listo para consumir!

La cultura del comer, comer… y comer más

Uno de los elementos que más representa a una cultura es su comida. Según el sitio en el que hemos nacido o vivido, comemos ciertas cosas que probablemente en otros sitios del mundo no se coman, o incluso les parezca un disparate hacerlo (suele pasar sobre todo con ciertos animales).

Comer siempre ha sido un placer, y para mucha gente es imprescindible probar la comida típica del lugar cuando se viaja. Es algo característico de un sitio; como la paella en Valencia o el gazpacho en Andalucía, en el caso de España.

Además, obviamente es una necesidad de los seres vivos, y gracias a los avances, a la tecnología o a la economía, se podría decir que en Europa por lo menos, no hay hambruna. Y gracias a ello también, por primera vez en la historia tenemos el poder de decidir qué comer cada día.

Esto es un gran avance, pero a la misma vez nos está perjudicando.

El hecho de poder elegir, está haciendo que tengamos tantísima variedad, que lo estemos escogiendo mal. Y no nos lo ponen fácil, lo sé.

Los “alimentos naturales” cada vez se consumen menos, porque dejamos sitio a lo cómodo, fácil y que no nos haga perder tiempo. Tiempo que luego tendremos que invertir intentando recuperar nuestra salud. Hablo de los precocinados, de la comida basura, aperitivos, zumos comerciales, etc. Es decir, alimentos procesados.

Esto no pasa en todo el mundo, pero sí cada vez en más países. Como suelen decir, nos estamos americanizando.

World map with food and drinks

Hemos pasado de tener dos o tres alimentos que poder escoger (no hay que irse más lejos que hace 50 años), a tener una variedad infinita. Ahora, el epicentro de nuestra vida se basa en la comida: hemos pasado de comer para vivir, a vivir para comer.

¿Crees que estoy exagerando? Pues analiza un poco el día a día; quedamos con amigos para “tomar algo”, para comer o cenar (fíjate, al evento ya lo llamamos “tengo una cena con, tengo una cena en…”), quedamos bien si invitamos a una copa, hacemos regalos que son pastelitos, o bizcochos hechos por nosotros. Súmale esas “ocasiones” que no son tan ocasionales: las bodas o las comuniones se basan en el banquete, los cumpleaños en la tarta (y similares), las Navidades ya son exclusivamente para juntarse la familia a comer y cenar, el día de no sé qué, el día de no sé cuál…

Y no nos extrañan las altísimas cifras de obesidad, diabetes o cáncer. Nos están vendiendo que todo es comer, comer y comer, y NOS ESTAMOS DEJANDO. La industria de la alimentación nos va a vender lo que queramos que nos vendan. Creemos que la culpa es sólo de ellos por ponernos al alcance ciertos alimentos, cuando es al revés.

Debemos escoger bien para que nos vendan alimentos de verdad. No venderán algo que no compramos.

¡Quiero mi dieta!

Buenas noticias para los que leen Alimentándose de salud fuera de Guipuzcoa. En el apartado “¡Quiero mi dieta!” del blog, hasta ahora decía que las dietas sólo estaban dirigidas a personas que vivieran en San Sebastián o alrededores, que es donde vivo yo, ya que no hacía dietas online.
A pesar de ello, al haber recibido algunos emails con peticiones de dietas, he decidido empezar a hacerlas (de hecho, ya voy algunas), y quería comunicarselo a todo aquel que esté interesado.
Claro que al ser online y no en persona, hay ciertas cosas que varían; no poder tomar todas las medidas antropométricas, por ejemplo. Es decir, la propia persona tendría que pesarse  o tomarse algunas medidas. Además, la explicación de la dieta tendría que ser escrita. Si no es problema para ti, y necesitas perder peso, no dudes en contactar conmigo, te explicaré lo que necesites y resolveré tus dudas.
Además, al ser online, el precio es bastante más económico que en una consulta, por ejemplo. No por ello me implicaré menos, ya que haré lo posible por responder las dudas de cada uno, y hacer la dieta lo más adaptada posible a las necesidades y gustos de cada uno.
Si deseas una dieta, o tienes cualquier duda, contactame en:

alimentandosedesalud@hotmail.com

dieta-perricone

Motivémonos: beneficios de perder el exceso de grasa

Muchas veces nos centramos en las consecuencias que puede traer el sobrepeso y la obesidad. Claramente, es importante saberlas para poder prevenirla o tratarla. Pero también es importante, según mi punto de vista, ver los aspectos positivos de perder el exceso de peso, en vez de las consecuencias de padecerlo. No hay otra razón que la motivación. Si estás a dieta, te aconsejo que anotes las razones por las que tienes y quieres perder peso (Bien pueden ser algunas de esta lista, o no), y las deje escritas en algún sitio en el que lo vayas a leer cada día.

Voy a nombrar por tanto, qué es lo que mejora a corto o largo plazo, eliminar el exceso de peso corporal, es decir, estar en tu peso adecuado.

-Las migrañas, enfermedad que afecta la calidad de vida de 3,5 millones de españoles, puede mejorar hasta un 57%.
-Los síntomas de la depresión, podrían verse mejoradas.
-La apnea del sueño, trastorno que en el que la persona sufre una o varias pausas de la respiración durante el sueño, podría desaparecer casi por completo.
-La hipercolesterolemia, podría mejorar hasta un 67%, y la hipertensión, entre un 52% y un 92%.
-El tan molesto reflujo, podría verse mejorado entre un 72% y un 87%.
-La diabetes tipo II, un 83%.
-Las enfermedades venosas, hasta un 95%. Las enfermedades degenerativas de las articulaciones, también mejorarían.
-La incontinencia urinaria, entre un 44% y 88%.
-Las temidas enfermedades cardiovasculares, podría reducirse el riesgo hasta un 85%.
-Además, mejorarían las personas con enfermedades relacionadas con la grasa en el hígado.
-El síndrome metabólico, (pronto hablaré más profundamente de él) hasta un 80%.

Por si todo esto fuera poco, mejoraría mucho la calidad de vida de la persona en general, ya que estaria libre de muchas enfermedades, o mejorarían las que tuviera. Además, al sentirse más saludable, probablemente se sentiría más feliz. Por último, llegar a un peso saludable podría aumentar su esperanza de vida.

Merece la pena de sobra cuidarnos e intentar mantenernos en el peso que debemos. Recuerda que, no pasa absolutamente nada por tener algún “kilito de más”, el problema viene cuando son “muchos kilitos de más”.

Como siempre, espero haber servido de ayuda. ¡Ánimo a aquellos que estén intentando comer más saludable!

motivacion-deportiva

Analizando frutas: el plátano

Después de pasar una buena temporada sin Internet (malditas operadoras…), por fin puedo volver a escribiros.
Hoy quería hablaros del plátano, ya que es una fruta que suele crear un poco de debate. Hay muchos mitos y verdades acerca de esta sabrosa fruta, como que causa estreñimiento, que engorda, que tiene mucho azúcar, que ayuda a la diarrea…
Para algunos países el plátano es como el arroz para los chinos, el cual es rico en agua, vitaminas (sobre todo C), magnesio, potasio, sodio, zinc…
Lo primero decir que no hay alimentos que engorden, sino el abuso de ellos, y aún menos una fruta, que contiene pocas calorías (en el caso del plátano, unas 110kcal por 100g) y muchos nutrientes.
Hay que olvidarse de las calorías y mirar el valor nutricional de lo que estamos comiendo. Y en el caso de las frutas, aunque no haya que abusar como con todo, creedme que comemos mucha menos de la que deberíamos. Lo adecuado es tomar unos 400-500g de fruta al día, lo que equivale a cuatro porciones grandes. El tamaño de las porciones varía según la fruta, ya que no es lo mismo el tamaño de una manzana que el de las cerezas. En el caso de los plátanos, tomando uno grande obtendríamos ya una porción de fruta al día. Está especialmente recomendado en invierno.
Es importante masticarlo bien si no está bien maduro, ya que su azúcar está en forma de almidón de difícil asimilación, y podría causar estreñimiento. Pero el plátano en sí, estreñimiento no causa. Se debe masticar bien al igual que el resto de alimentos.
Especialmente recomendado para niños para favorecer el crecimiento y los huesos, personas nerviosas o deprimidas, trabajadores intelectuales o estudiantes, personas con estómago delicado (si se mastica bien), artríticos…
Las personas que de por sí tienen estreñimiento, es mejor que no consuman habitualmente, por su escasa fibra. Tampoco es recomendable para diabéticos.
Podría decirse que actúa como medicamento en diarreas crónicas de niños. Además, combina muy bien con la leche, ya que contiene el doble de calcio, y el plátano cuatro veces más de hierro.
Por tanto, el plántano es un alimento ideal para la merienda o desayuno de los niños, pero también para adultos, por su gran valor nutricional. No debería temerse ni por su contenido en azúcar ni por sus calorías, ya que al igual que el resto de frutas, aporta muchos beneficios a la salud, además de que… ¡está riquísima!

platanopotasio.jpg

Consecuencias del consumo de refrescos

Si realmente fueramos conscientes de los peligros del habitual consumo de los refrescos como la Coca cola, Trina, Kas, Schweppes, Sprite y demás, limitaríamos su consumo mucho más. Estamos demasiado acostumbrados a cogerlas del frigo sin pensarlo, a tomarlas cuando cenamos por ahí, a “refrescarnos” en verano, y es indispensable en nuestra lista de la compra. Hay que ser más conscientes de lo que estamos tomando y de lo que nos están vendiendo, ya que la publicidad ejerce mucho poder en la sociedad.

Los refrescos están llenos de azucar, edulcorantes y aditivos, cafeína, aromas, entre otros. Los que no llevan azúcar (light) llevan edulcorantes, y los que no tienen cafeína, tienen más azúcar. De hecho, la Coca-Cola sin cafeína es la que más azúcar lleva de esta marca.

Estas bebidas más que habituales, tienen consecuencias a largo plazo, pero también a corto, ya que el cuerpo reacciona en cuanto llega a él. Veamos primero lo que ocurre en el cuerpo al momento del consumo:

-Lo primero, hay que tener en cuenta que llegan unas 10 cucharadas de azúcar al cuerpo de golpe. Sí, 10 cucharadas, que es el 100% de la ingesta diaria recomendada. Vomitaríamos, si no fuera por los ácidos fosfóricos.

-A los 20 minutos, la insulina se libera, y el hígado empieza a convertir el azúcar en grasa.

-A los 40 minutos,la presión sanguínea aumenta, y se absorbe la cafeína, lo cual hace que no tengamos sueño.

-A los 45 minutos, aumenta la dopamina. Funciona en el cerebro igual que la heroína.

-Más o menos sobre la hora, querrás orinar, eliminando con ella magnesio, calcio y zinc.

Esto es lo que ocurre en el cuerpo al momento de consumir un refresco, pero bastante peores son las consecuencias si hacemos esto todos los días, todas las semanas…

-Diabetes. Las personas que toman refresco habitualmente (claro que esto también depende del tipo de dieta) tienen el 80% más de probabilidad de desarrollar diabetes tipo 2.

-Obesidad. Casi que ni lo tengo que nombrar, pero la obesidad a su vez causa enfermedades cardiovasculares.

-Enfermedades renales. El ácido fosfórico está relacionado con las piedras y otros padecimientos renales.

-Pérdida del esmalte. Los azúcares y ácidos provocan deterioro de la dentadura.

-Osteoporosis. El ácido fosfórico también incrementa el riesgo de esta enfermedad, y de fracturas de huesos.

-Asma. El benzoato de sodio puede llegar a desarrollar asma y urticaria.

Como vemos, y como ocurre con todo, no pasa nada si lo tomamos alguna vez. El problema es que en general no suele ser así. Además, hay que tener en cuenta que consumiendo refrescos, estamos dejando de consumir lo más importante, el agua, o zumos y leche en todo caso.

Por último, os dejo este divertido vídeo de unos osos polares, en parodia al anuncio de Coca Cola y con importantes datos sobre estas bebidas.

Hay que comer de todo… ¿o no?

Lo confieso, yo también lo he dicho mil veces. Todos hemos oído que una de las mejores recomendaciones para una alimentación saludable es que hay que comer de todo. ¿Y es verdad? Pues va a ser que no.

Por desgracia hoy en día mucha gente va de experta en cuanto a la nutrición, y sueltan frases como “hay que comer de todo” sin tener muy claro qué significa.  ¿Cuántos de ellos consumen más clases de cereal que el arroz? ¿O conocen mas tipos de leche que la de vaca?

Primero decir que casi nadie come de todo. Pero tranquilos, que no hace falta hacerlo. Hay “alimentos” de los que podemos prescindir y no nos pasará nada, y de hecho, le estaremos haciendo un gran favor a nuestro organismo. Hablo de los precocinados, de las frituras, de la comida rápida, galletas, snacks, mantequilla… entre otras cosas. Y por supuesto, bebidas que no hacen falta beber (ni nombrar hace falta la gran variedad de bebidas azucaradas o alcohólicas que hay). Es decir, quizás es mejor preocuparse de qué no comer. Esto me recuerda a cuántos critican a los veganos por su falta de vitamina b12, cuando quizás a ellos les sobra grasa saturada, o consumen tantos químicos en sus precocinados.

Quizás os sorprenda saber que no hay ningún alimento imprescindible. Ni siquiera ese vasito de leche diario que nos enseñan desde pequeños que hay que tomar, casi obligados. Casi todo se puede sustituir. Pero ojo, hablo de un alimento, no de un grupo (es decir, puedes no comer arroz, pero cereales es importante comer).

En realidad, el qué comer es fácil (al menos la teoría), ya que se basa en verduras, hortalizas, frutas, alimentos que aporten proteínas, algo de grasa, y por supuesto, beber agua.

paleo.jpg